Cuarta ley del administrador:

Un administrador siempre tiene que ir sobreabrigado a las juntas de propietarios